Cosas que debes de pensar antes de adoptar

Convertirse en dueño de un perro no es una responsabilidad que deba tomarse a la ligera, ya que habrá grandes compensaciones pero también puede haber algunas dificultades. Aun así, no hay duda alguna respecto a que el disfrute y la compañía de los perros supera con creces cualquier desventaja, una vez asumido el compromiso que implica su posesión.

Los animales de compañía cubren importantes necesidades en las personas. Para el niño, un perro es una nueva responsabilidad que le crea una sensación de importancia y eleva su autoestima influyendo favorablemente en su desarrollo físico y psíquico. Para las personas de la tercera edad es un vínculo muy importante, ya que contribuye a satisfacer sus necesidades afectivas. Está comprobado por especialistas en psiquiatría que un animal de compañía puede proporcionar el cariño que a muchas personas hoy en día les es tan difícil conseguir.

Los perros adoptados son animales que esperan una segunda oportunidad después de haber sido injusta y cruelmente abandonados. Son muy especiales, buscan cariño y se entregan más aún a su nuevo dueño que un perro que no haya superado esta dura prueba. Puede que alguno haya sido maltratado y requiera una mano más paciente para superar sus miedos. Nuestra experiencia demuestra que, salvo contadas excepciones y sin importar la edad, estos perros se adaptan sin dificultad a su nuevo y definitivo hogar.

Buscador de amigos...

Donaciones